Single Blog

Gestiona tus conversaciones criticas: Cómo evitar los 10 errores más graves.

Gestiona tus conversaciones criticas: Los 10 errores más graves que puedes evitar en una conversación critica.

Tener una vida llena de buenos momentos, paz y armonía en la sociedad en la que vivimos parece una utopía, ¿verdad? La gran noticia que te traigo es que se puede aprender a gestionar las emociones para que los momentos conflictivos sean menos en cantidad y en duración. De esta forma, podemos regresar a nuestro ser más rápidamente y sentirnos más felices.

Sabemos muy bien qué significa encontrarse en una situación difícil y critica: las emociones son muy fuertes, nos dejan casi sin aire, nos tiembla la voz, estamos enfadados o simplemente alterados. Fuera de nosotros mismos. Y podemos hacer muchos errores.

Cada uno de nosotros ya ha tenido seguramente por lo menos una situación difícil donde las emociones nos han jugado una mala pasada, sintiéndonos con ira o enfado al principio y devastados al final. Situaciones como enfrentarse a un conflicto con un amigo o con la pareja, cuando tenemos un malentendido y queremos aclararlo o, o manejar una negociación con una persona que no quiere moverse de su posición.

Es cuestión de pocos segundos, nuestra cabeza piensa y no para. En menos de un segundo decidimos qué decir y qué hacer. ¿Cómo conseguirlo de manera efectiva si estamos fuera de nosotros mismos?

La conversación puede tomar una dirección positiva o totalmente negativa, así que podemos no solo perder la conexión con la otra persona, que llamamos “rapport”, si no en casos extremos perder nuestra paciencia y decir o hacer algo que no hubiéramos querido decir o hacer.

Si te encuentras en unas de estas situaciones, para un segundo y recuerda evitar los siguientes comportamientos. Intenta adoptar las soluciones que te propongo a continuación. No lo hagas porque yo te lo digo, prueba y verás que será mucho más fácil volver a estar en calma, más tranquilo y poder hablar con la otra persona favoreciendo la comunicación bilateral.

10 errores graves que seguro haces durante una conversación crítica y que puedes evitar.

  1. No mirar a los ojos

Los ojos son nuestro punto de conexión. Mirar a los ojos durante una conversación, transmite que la estamos escuchando de verdad. Mirando a los ojos de la otra persona, puedes también descubrir mucho más de lo que te imaginas, solo necesitas estar atento, consciente del momento presente y observar más allá de tu propia visión

  1. No escuchar

Escucha no solo con tus orejas, si no con todos los sentidos: escucha como cambia su voz, lo que está contando. Mira su cara, sus gestos, su postura, y descubrirás lo que piensa y cómo se siente.

Escucha con tu instinto personal, para percibir lo que está pasando.

Escucha, pero no para contestar, si no para entender el punto de vista de la otra persona. No interrumpas y pide también poder hablar sin interrupciones.

  1. Expresar todo con la cara

Personas influyentes saben muy bien que demasiada mímica no es muy efectiva en una conversación critica.

Hay momentos que quizás sería mejor que mi interlocutor no sepa exactamente lo que estoy pensando o que no vea la reacción instintiva de lo que acaba de contarme.

Puede ser que después me tranquilice y mi reacción ha sido más rápida que mi razonamiento. Esto puede dañar a la conversación o a la situación. Ya sé, estarás pensando …es que cuando estoy enfadado/a se me nota en la cara. Sé que es difícil de gestionar, pero con ayuda profesional se puede conseguir y evitar echar a perder una negociación o cualquier tipo de conversación.

  1. Pensar que podemos perder algo

Una cosa está muy clara: cada decisión significa perder algo en otro lado. No tomar una decisión, también es decidir.

Importante: si todo el rato estamos pendientes que estamos perdiendo algo, nos jugaremos la posibilidad de decir la verdad, de ser sinceros o transparentes.

Frenarse para no hacer daño es diferente.

El problema es que podemos acabar diciendo algo que no es verdad solo por “miedo”. No sería muy efectivo.

Piensa que en lugar de esto, podemos ganar en una mejor relación a largo plazo, la otra persona puede vernos con otra luz, mucho más sincera y cercana. Siempre ten presente que el tono de tu voz hace la diferencia en cómo lo dices.

  1. Hacer otras cosas durante las conversaciones

Estoy casi segura que durante una conversación estabas pensando si le has puesto el sándwich en la mochila a tu hijo o que no has tomado hora para ir a la peluquería..

¡Cuidado! Uno de los valores clave en una conversación es el “Aquí y ahora”, vivir el presente con todos los sentidos, presente con la cabeza, con el cuerpo y con el alma. Actuando con este valor prepararás con más eficiencia tu futuro.

 

  1. Pensar solo en tu posición

¿Has entendido de verdad como piensa tu interlocutor? ¿Para qué lo hace o no lo hace? ¿Cuál ha sido su intención? Atrás de un comportamiento hay siempre una razón.

Procura empatizar y si eres capaz de ponerte en su lugar, acércate a la otra persona, metafóricamente, enseñando que estás escuchando y entendiendo.

Explica después con tranquilidad tu posición, sin juzgar.

  1. Dar consejos

Dar consejos que nadie nos pide es una posición de arrogancia. Evitemos el “Tienes que”, “debes” … que expresan la posición de “yo lo se mejor”. Seguramente en una conversación difícil dicha postura puede solo empeorar la situación. Si quieres dar tu visión o tu opinión, pide el permiso “¿puedo decirte lo que haría yo?”, ¿“te importa si te digo mi opinión?”, “¿puedo darte mi feedback sobre esto?” … Pidiendo permiso expresamos que nos sentimos al mismo nivel de la otra persona, que no nos sentimos superiores.

Importante: aunque hayas contado tu opinión, ¡no exijas ahora que la persona haga lo que acabas de contar!

  1. Tener una voz y postura arrogante

Seguimos hablando de arrogancia: mentón arriba, voz irónica, brazos y piernas cerrados… una postura que exprese arrogancia y cierre hará cerrar también tu interlocutor.

Mantén una postura recta y orientada al otro, abres tus brazos y habla con manos abiertas. Tu interlocutor te verá más cercano y más abierto en buscar soluciones.

  1. Intentar hacer todo de prisa

Las prisas nunca fueron buenas consejeras y menos en una conversación crítica.

Invertir tiempo en este tipo de conversación es importante para el futuro de la relación con tu interlocutor y para resolver la situación a corto plazo también.

Si quieres hacer las cosas bien hechas y en menor tiempo posible, tómate tiempo, ¡evitarás errores que solo te harán perder más tiempo aún!

  1. ¡Pensar que la otra persona es exactamente como yo

Somos seres únicos e irrepetibles. Cada uno ha vivido experiencias, vivencias y crianza diferente a los demás, por lo que no podemos ser iguales.

Cada uno es un mundo y tiene un mundo diferente del tuyo en su cabeza. Cada persona tiene su visión de la realidad y reacciona de manera diferente en frente a la misma situación.

Aceptar estas diferencias es importante para seguir adelante en la vida con relaciones sanas y enriquecedoras.

Aceptar a los demás y su manera de ser no significa aprobar lo que hacen o piensen, simplemente es un paso que va más allá de la tolerancia: la aceptación nos da paz y tranquilidad, con la tolerancia nos falta algo para aceptar al otro.

Y en cada situación crítica algo muy importante: controla tus emociones, antes que te controlen a ti. Aprender a gestionar las emociones es un recurso valioso para cualquier situación en la vida personal o profesional, no solamente sirve ante conversaciones críticas.

En todo caso, recuerda que el comportamiento es comunicación, somos lo que comunicamos y cómo lo comunicamos.

Lo que expresas es lo que la gente ve de ti.

¿Necesitas aprender a gestionar tus emociones durante una conversación crítica? ¿Quieres aprender a gestionar tus emociones para evitar reacciones innecesarias en tu vida? Contacta conmigo aquí https://etecchiati.com/contacto/

Comments (0)

Post a Comment